nos matan


No somos víctimas aisladas. Somos parte de un sistema que se estructura en torno a la injusticia y nos deja fuera, invisibles.
Y lavamos, cocinamos, limpiamos, planificamos, queremos, amamos, para que todo esté listo por la mañana y ellos salgan limpios al mundo.
Nos roban nuestro cuerpo y nos dicen qué desear, cómo desear, a quién desear. Y cuando despertamos libres, nos matan.
Hoy 25 de noviembre os deseo rebeldía, infinidad de rebeldía a todas las mujeres.

5 comentarios:

  1. Curro Corrales dijo...

    Ufff, cruda, directa, durísima y preciosa entrada, Sira. Enhorabuena. Buenas noches.  

  2. Javi dijo...

    ¡Buenérrima reflexión, Sira! Un abrazo.  

  3. ceronegativo dijo...

    A los hombres tampoco nos vendría mal ;-)
    Un saludo, Sira  

  4. Quilapayun dijo...

    Hablarás del género humano, imagino, porque yo soy hombre y me siento tan identificado con lo que dices como si fuera mujer.
    Salud.  

  5. Aynhat dijo...

    Yo además de rebeldía deseo felicidad, que soy más hippie